Regresar a Curso o Libro

La Filosofía Oculta de la Contabilidad: Un Análisis Práctico

0% Completado
0/0 Pasos
  1. A. Conceptos Filosóficos Básicos
    1. Necesidad de una filosofía de la contabilidad
  2. 2. Naturaleza de la filosofía
  3. 3. Aproximaciones filosóficas a la contabilidad
  4. 4. Historia de la contabilidad: Un perspectiva filosófica
  5. 5. Operación con las proposiciones en la lógica actual
  6. B. Epistemología de la Contabilidad
    1. El origen del conocimiento contable
    5 Tópicos
  7. 2. Análisis los postulados contables
    10 Tópicos
  8. 3. Teoría de la definición
    6 Tópicos
  9. 4. Los conceptos en la teoría de la contabilidad
  10. 5. Versiones diversas de la contabilidad: La riqueza de la pluralidad de visiones.
    16 Tópicos
  11. C. Ontología de la Contabilidad
    1. Introducción a la ontología
  12. 2. Ontologías contables
    4 Tópicos
  13. 3. Análisis de la teoría de la clasificación
    4 Tópicos
  14. D. Filosofías que Influyen en la Teoría de la Contabilidad
    1. Revolución copernicana
  15. 2. Conocimiento contable y usuario general: Claudio Gutiérrez
  16. 3. El método cartesiano y su aplicación en la inteligencia artificial contable
  17. 4. Pragmatismo en contabilidad
  18. 5. Influencia del constructivismo en la contabilidad
  19. 6. El estructuralismo en los sistemas contables
  20. 7. Aplicación del operacionalismo en la contabilidad
  21. 8. Las revoluciones científicas de Thomas Samuel Kuhn
  22. 9. La verdad como cumplimiento de reglas pragmáticas y consensuales: Jean-François Lyotard
  23. 10. Notas sobre la posmodernidad
  24. E. Filósofos de Importancia para la Teoría de la Contabilidad
    1. René Descartes: El método cartesiano
  25. 2. Thomas Samuel Kuhn: La estructura de las revoluciones científicas
  26. 3. Jean-François Lyotard: La verdad como cumplimiento de reglas pragmáticas y consensuales
  27. 3. Carl Sagán: La evolución futura del cerebro humano
  28. 4. Peter Drucker: El hombre que inventó la sociedad corporativa
Lección 11 de 28
En Progreso

1. Introducción a la ontología

Método existencial

Siguiendo a García Morente (1938: 254-259), desechamos el método del análisis dialéctico para estudiar la ontología y elegimos (como contadores que somos) un método más mundano que consiste en situarnos ante el conjunto total de los seres tal como la vida misma nos coloca. Partimos de nuestra realidad como seres vivientes, de nosotros mismos tal como estamos rodeados de cosas, viviendo en el mundo.

Vivir en el mundo consiste en tener a la mano una porción de objetos de todas clases que conforman el entorno donde nos movemos y actuamos. Nuestra vida consiste, pues, en tratar con las cosas que hay. Y las cosas que hay, las hay en nuestra vida y para nuestra vida.

Enfoque de la ontología en la actualidad

Recientemente, las ontologías han surgido como una importante área de investigación en los campos de la inteligencia artificial, la gestión del conocimiento y la contabilidad cibernética, en donde el enfoque se dirige al contenido tratando de responder a la pregunta: “¿Cuales son las cosas que debemos representar”?”. La respuesta a esta pregunta depende del tipo de ontología.

  • Las ontologías de alto nivel son independientes del sujeto e intentan definir conceptos que son compartidos por todos los dominios, como el tiempo y el espacio.
  • Las ontologías de dominio, en cambio, intentan definir las cosas que son relevantes para un dominio específico. Este es el tipo de ontología que interesa a la contabilidad.

Cómo se construye una ontología

Según Geerts y McCarthy (2000: 6-7) existen al menos tres enfoques diferentes para desarrollar una ontología:

  1. El enfoque pragmático define las construcciones lógicas por medio de la solución de problemas. Este es el enfoque dominante al construir las ontologías empresariales.
  2. El enfoque teórico que deriva de la conceptualización de teorías existentes.
  3. El enfoque empírico, aunque aparentemente no existen ontologías creadas empíricamente. Sin embargo, se pueden utilizar métodos empíricos para probar las ontologías desarrolladas como sistemas de información.

Criterios para una buena ontología

Un conjunto de criterios ampliamente aceptado para determinar que es una buena ontología incluyen:

  • Lo principal es claridad y coherencia. La claridad significa que las definiciones son independientes del contexto, y la coherencia requiere consistencia en las definiciones.
  • La utilidad de una ontología depende de su extendibilidad, lo cual significa que los nuevos conceptos pueden ser fácilmente acomodados sin cambios en los fundamentos ontológicos. Esto es indispensable en ambientes dinámicos como los negocios en donde la falta de extendibilidad podría provocar cambios enormes en las aplicaciones existentes.

Concepto de ontología en informática

El término Ontología (con “O” mayúscula) corresponde en sus orígenes, a una disciplina filosófica, pero el concepto de ontología (con “o” minúscula) fue introducido en la informática por la comunidad interesada en la “inteligencia artificial” a principios de los años 90.

Derivado de su significado filosófico original, aunque con un entendimiento mucho más pragmático y aplicado, el término ontología se usa en el ámbito de la ingeniería del conocimiento para referirse a un:

Conjunto de conceptos organizados jerárquicamente, representados en algún sistema informático cuya utilidad es la de servir de soporte a diversas aplicaciones que requieren de conocimiento específico sobre la materia que la ontología representa.

A éste segundo significado de ontología, entendida como un cuerpo estructurado de conocimiento, es al que se refieren las ontologías cuando se aplican en el ámbito contable.

Actualmente, la utilización de este concepto es muy amplia. Cada comunidad adopta su propia interpretación, pero como regla general todos coinciden en decir que se trata de la representación de una estructuración de un dominio, dominio en el sentido de área de conocimiento o área de interés. Las ontologías son utilizadas para catalogar y definir los tipos de las cosas que existen en un cierto dominio, así como sus relaciones y propiedades.

Por ejemplo, una ontología del mundo empresarial usará conceptos como: Venta, Compra, Transacción, Pago, etc.; y relaciones como «una Transacción corresponde a una Venta o a una Compra».

En los sistemas basados en el conocimiento, lo que existe es exactamente lo que se puede representar, y lo que se representa, mediante formalismos declarativos son objetos que están representados en la ontología y sobre los cuales se puede hablar y razonar.

En las aplicaciones reales una ontología es una entidad computacional, y no ha de ser considerada como una entidad natural que se descubre, sino como recurso artificial que se crea.

Concepto de ontología en inteligencia artificial

En inteligencia artificial el término “ontología” significa un “esquema terminológico reutilizable”, es decir, un esquema que proporciona una descripción rigurosa de los conceptos, atributos e interrelaciones consideradas relevantes para describir un aspecto particular del mundo. Su precisión significa que pueden servir como “diccionario técnico” para asegurar puntos comunes de referencia en un área compleja.

Una antología es un modelo de conocimiento abstracto que no requiere de software para existir, sin embargo, puede ser potenciado enormemente por medio del software al crear sistemas basados en el conocimiento.

Características de una ontología

Una ontología es una especificación explícita y formal de una conceptualización compartida.

Análisis de la definición anterior:

  • Especificación explícita. Es explícita porque los tipos de los conceptos utilizados, las relaciones entre ellos, las restricciones que deben satisfacer y sus propiedades están clara y determinantemente definidas.
  • Especificación formal. Se dice formal porque su forma (su modo de proceder) es lo suficientemente preciso y determinado como para ser objeto de tratamientos automáticos, y
  • Conceptualización compartida. Porque refleja el consenso de una comunidad. Esto significa que una ontología no es una especificación de una conceptualización, sino un acuerdo (posiblemente incompleto) de una conceptualización. Por lo tanto, es posible tener diferentes grados de detalle en la conceptualización compartida dependiendo del propósito de la ontología.

Estas tres características de la ontología son fundamentales para la creación de redes semánticas, de la Web semántica, y pos supuesto de una ontología contable.

Contenido de las ontologías

Una ontología típica es una estructura de datos jerárquica que contiene:

  • todas las entidades relevantes, así como
  • todas su relaciones y
  • todas las reglas en un dominio ontológico.

Las ontologías comparten muchas similitudes estructurales, entre ellas:

  • Conceptos
  • Atributos
  • Taxonomías

Tipos de ontologías

Existen tres tipos fundamentales de ontologías:

  1. Las ontologías de un dominio. Como la ontología de la contabilidad.
  2. Las ontologías genéricas (upper-level ontologies) representan conceptos generales y básicos del conocimiento. Es decir, intentan definir conceptos que son compartidos por todos los dominios como las estructuras parte/todo, la cuantificación, los procesos o los tipos de objetos, el tiempo y el espacio.
  3. Las ontologías representacionales o meta-ontologías (meta-level o top-level ontologies) especifican las conceptualizaciones que subyacen a los formalismos de representación del conocimiento.

A estos tres tipos, algunos autores añaden las ontologías que han sido creadas para una actividad o tarea específica (denominadas task ontologies), como por ejemplo la venta de productos o el diagnóstico de una enfermedad y las ontologías creadas para una aplicación específica.

Usos de la ontología

En términos generales, hay tres categorías para el uso de antologías:

  1. Como diccionario de conocimientos (knowledge dictionary) para registrar el significado, las limitaciones y las relaciones entre conceptos del dominio. Las definiciones registradas explícitamente mejoran la comunicación, la integración y la consistencia.
  2. Como soporte de diseño conceptual (conceptual design support) ofrece guías importantes en la construcción de modelos de aplicaciones en un dominio específico. Los beneficios incluyen una mejor identificación de requerimientos y una mayor confiabilidad.
  3. Como ontología operacional (operational ontologies) toma el significado, las limitaciones y las relaciones entre conceptos del dominio para volverlas parte de la aplicación misma. El registro explícito de la ontología como especificaciones de conocimiento permite que se use para inferencias.

Estos usos no son ni exhaustivos ni exclusivos. Puede haber otros usos y pueden combinarse los usos (Geerts y McCarthy, 2000: 5)

Diferencias entre la ontología de un dominio y el esquema conceptual de una base de datos

La definición anterior de una ontología de un dominio se parece a la descripción tradicional del esquema conceptual de una base de datos, pero difieren en tres aspectos importantes:

  1. El objetivo de una ontología es representar una conceptualización que sea compartida, reutilizable y en donde se ignoren las idiosincrasias de aplicaciones específicas.
  2. El campo de una ontología es el de todas las aplicaciones en el dominio, y no sólo una.
  3. Una ontología contiene especificaciones del conocimiento en donde el significado de las estructuras representadas está especificado y limitado explícitamente, y en donde las reglas para inferir conocimiento adicional están claramente determinadas (Geerts y McCarthy, 2000: 3-4

Una ontología, junto con un grupo de instancias de sus clases constituyen una base de conocimiento.

Consultas y Opiniones

error: Aviso Importante: El Contenido se encuentra protegido !!