Back to Curso o Libro

La Filosofía Oculta de la Contabilidad: Un Análisis Práctico

0% Complete
0/0 Steps
  1. A. Conceptos Filosóficos Básicos
    1. Necesidad de una filosofía de la contabilidad
  2. 2. Naturaleza de la filosofía
  3. 3. Aproximaciones filosóficas a la contabilidad
  4. 4. Historia de la contabilidad: Un perspectiva filosófica
  5. 5. Operación con las proposiciones en la lógica actual
  6. B. Epistemología de la Contabilidad
    1. El origen del conocimiento contable
    5Tópicos
  7. 2. Análisis los postulados contables
    10Tópicos
  8. 3. Teoría de la definición
    6Tópicos
  9. 4. Los conceptos en la teoría de la contabilidad
  10. 5. Versiones diversas de la contabilidad: La riqueza de la pluralidad de visiones.
    16Tópicos
  11. C. Ontología de la Contabilidad
    1. Introducción a la ontología
  12. 2. Ontologías contables
    4Tópicos
  13. 3. Análisis de la teoría de la clasificación
    4Tópicos
  14. D. Filosofías que Influyen en la Teoría de la Contabilidad
    1. Revolución copernicana
  15. 2. Conocimiento contable y usuario general: Claudio Gutiérrez
  16. 3. El método cartesiano y su aplicación en la inteligencia artificial contable
  17. 4. Pragmatismo en contabilidad
  18. 5. Influencia del constructivismo en la contabilidad
  19. 6. El estructuralismo en los sistemas contables
  20. 7. Aplicación del operacionalismo en la contabilidad
  21. 8. Las revoluciones científicas de Thomas Samuel Kuhn
  22. 9. La verdad como cumplimiento de reglas pragmáticas y consensuales: Jean-François Lyotard
  23. 10. Notas sobre la posmodernidad
  24. E. Filósofos de Importancia para la Teoría de la Contabilidad
    1. René Descartes: El método cartesiano
  25. 2. Thomas Samuel Kuhn: La estructura de las revoluciones científicas
  26. 3. Jean-François Lyotard: La verdad como cumplimiento de reglas pragmáticas y consensuales
  27. 3. Carl Sagán: La evolución futura del cerebro humano
  28. 4. Peter Drucker: El hombre que inventó la sociedad corporativa
Lección 9 de 28
En Progreso

4. Los conceptos en la teoría de la contabilidad

Lo que no son los conceptos

Para evitar confusiones, es preferible precisar lo que no es un concepto. Los conceptos no son objetos, ni percepciones ni expresiones, aunque todos estos términos estén estrechamente relacionados, como se describe a continuación:

Conocemos una cosa (objeto) mediante los sentidos (percepción). Las percepciones por si solas tienen poco valor intelectual. LLegan a se mucho más útiles cuando se les relaciona, asocia, interpreta y usa como base para derivar generalizaciones.

Los conceptos son generalizaciones derivadas de un gran numero de observaciones (percepciones). Sin embargo, no se considera la totalidad del objeto observado, lo cual sería demasiado extenso e inútil, sino tan sólo las características que hemos acordado que identifican al concepto. La percepción y la conceptualización juntas llevan al conocimiento.

Luego le asignamos a los conceptos formas lingüística (expresiones o palabras) para pensar y transmitir el conocimiento. El lenguaje nos permite pensar y transmitir el conocimiento, pero las palabras asignadas a un concepto no son el concepto en si, sino tan solo su representación oral o gráfica.

Naturaleza de los conceptos

Los conceptos son formas abstractas derivadas de la observación y experiencia, ideas generalizadas que nos ayudan a ver similitudes y diferencias y a entender mejor la materia en cuestión. Por medio de la abstracción las propiedades concretas de los ciertos procesos se condensan para constituir un concepto. Por lo tanto, el concepto es una definición del conocimiento.

Objetividad de los conceptos

El contenido del concepto será objetivo en la medida que el concepto refleje los rasgos y aspectos efectivamente existentes en los procesos. La condición ineludible para poder establecer racionalmente una conexión entre dos o más procesos, consiste en la posibilidad de su verificación por medio de la experiencia. Por eso, los conceptos científicos no son simples productos de la imaginación, al contrario, su validez puede ser verificada concretamente en la experiencia por cualquier persona.

Utilidad de los conceptos

  1. Los conceptos facilitan la comunicación entre los contadores para la solución de sus problemas. Sin un acuerdo sobre los conceptos, la comunicación sería imposible. Esto no significa que sea necesaria la aceptación universal de un concepto contable en su totalidad. Basta con acuerdos sobre sus aspectos esenciales. Sin embargo, lo ideal es desarrollar conceptos totalmente aceptados.
    Por ejemplo, mientras más se conozca la naturaleza de conceptos tales como activos y pasivos será es posible registrarlos de forma más razonable y consistente.
  1. Además de permitir la comunicación y la discusión a un nivel intelectual, los conceptos también son los bloques o unidades con los cuales se forma la teoría de cualquier disciplina o ciencia. De hecho, el conocimiento científico es enteramente conceptual, consiste en sistemas de conceptos interrelacionados en diferentes formas.

    Los conceptos contables son tan importantes para la teoría contable como los postulados o las normas, entre otras cosas porque nos permiten indicar la relación entre los postulados, las normas y la práctica.

La paradoja de la conceptualización y la necesaria evolución de los conceptos

Cuando se descubre un nuevo proceso o una nueva cualidad, los conceptos existentes tienden que ser reformados.

La formación de conceptos implica tres operaciones principales:

  1. La abstracción de las propiedades fundamentales de los procesos. Requiere la capacidad de saber abstraer los rasgos que son representativos de los procesos, y excluir la consideración de otras propiedades.
  2. Formular racionalmente el concepto que vincule orgánicamente y de un modo utilitario dichas propiedades fundamentales.
  3. Comprobar o refutar, por medio del experimento, si ese concepto formulado racionalmente representa efectivamente las propiedades existentes en los procesos y las expresa de un modo definido y preciso.

La paradoja de la conceptualización consiste en que se requieren conceptos correctamente definidos para formular una buena teoría, pero para desarrollar una buena teoría se necesitan buenos conceptos.

Mientras mejores sean los conceptos, mejor será la teoría que formulemos con ellos, y a su vez, con una teoría mejorada se podrá continuar mejorando los conceptos. Por esto, los conceptos generalmente aparecen en forma gradual, evolucionando desde crudas descripciones hasta generalizaciones maduras. La aparición de conceptos marca el comienzo de la conciencia intelectual en un campo dado; el refinamiento y la rigurosa repetición del examen de los conceptos establecidos indican el grado de madurez intelectual.

Pero aun en su madurez, la mayor parte de los conceptos empíricos no estarán completos ni cerrados. Siempre podrán ser ampliados o modificados si se descubren nuevos aspectos en los fenómenos que describen.

Evolución de los conceptos hacia la construcción de una teoría

La construcción de conceptos es un proceso de experiencias, percepciones, abstracciones y lógica deductiva.

Como se aprecia en la gráfica siguiente, las etapas en la evolución de los conceptos son:

  1. Experiencia y percepción. Al inicio los conceptos tiene una idea o imagen mental vaga, producto de la observación de unos pocos ejemplos individuales. En esta etapa nada se aprende porque unos pocos ejemplos no proporcionan un base suficiente para efectuar deducciones.
  2. Explicación informal. Con la acumulación de ejemplos específicos mejora nuestra compresión de ese fenómeno en particular, debido a empezamos a tener una idea más clara de las relaciones existentes entre ejemplos diferentes. Aun así, las puras experiencias sensoriales son insuficientes para deducir algo más.
  3. Concepto formal. La formalidad de un concepto aparece cuando los contenidos empíricos de los ejemplos particulares observados son destilados por medio de una operación de abstracción que identifica sus atributos comunes.
  4. Construcciones lógicas (constructos). La construcción de una teoría científica requiere que los atributos formales de los conceptos a utilizar sean definidos operacionalmente, es decir que los atributos contengan todas las operaciones necesarios para medir y/o manipular los conceptos.

Adaptado de Shin Cheng Yu, p 92 y Larson, 41

De Gortari describe así la evolución de los conceptos:

El concepto científico es la síntesis en la cual se expresan los conocimientos adquiridos acerca de un proceso o grupo de procesos, de una de sus propiedades o de alguna relación entre diversos procesos.

Desde su forma más elemental hasta la más compleja, el concepto se establece como medio de la reconstrucción racional de los datos conocidos, que son entrelazados, ordenados, organizados y constituidos en una representación unitaria. Al principio, la reconstrucción puede ser poco precisa y estar mal captada, pero ya desde entonces refleja en su integridad el proceso, la propiedad o la relación de que se trate. Después, el concepto se va afinando y determinando, en la medida que se desarrolla. El concepto formulado de esta manera, permite entender mejor los datos conocidos y sirve para descubrir nuevos aspectos y otros enlaces entre los procesos o entre sus propiedades. Cuando se descubren efectivamente otros aspectos, su incorporación al concepto lo enriquece, amplía su comprensión y hace posible imaginar nuevos matices.

Vea: Mautz, 63-67 / Shin Cheng Yu, 87-98 / Belkaoui, 213-214 / De Gortari, 39-41

Responses

error: Aviso Importante: El Contenido se encuentra protegido !!